El creador de la empresa de motocicletas Honda nació en 1906, en Komyo (Japón). Su nombre es Soichiro Honda, quien desde los 15 años trabajó por primera vez con la mecánica, fue novato en un taller de autos, ayudó a perfeccionar un vehículo de carreras y fue piloto mecánico.

Siendo un joven, el japonés empezó a construir aros de pistones para motores de autos, con algunas dificultades, ya que no comprendía el trabajo con la metalurgia. Entonces, vio la necesidad de una mayor enseñanza pero, solo aprendía lo imprescindible para hacer que su empresa fuera la más exitosa. Luego de culminar la guerra, decidió vender su negocio de aros de pistones a la empresa Toyota para pagar su nueva empresa que se dedicaría a la creación de motos.

Origen de las motos Honda

La moto Honda Dream D-Type fue el sueño materializado del japonés, en 1949. Con un motor de dos tiempos y dos velocidades, oficialmente fueron las primeras motos construidas por Honda. Con estos vehículos se buscaba cumplir las expectativas de los usuarios, quienes deseaban una moto de calidad, durable, cómoda, de costo asequible, motor potente y diseño original.

Ya para el año 1952, la empresa fabricó la motocicleta Honda Cub F-Type, similar a un diseño de bicicletas. Seis años más tarde, lanzan al mercado el modelo Super Cub 100, el cual tenía características compartidas entre motocicleta y scooter, siendo en ese momento el modelo que puso en la cima a la firma, con millones de ventas durante un largo tiempo.

Otra visión clara fue la que surgió en 1954, relacionada a la incursión de las motos Honda en carreras de competencia prestigiosas o peligrosas a nivel mundial. En esa ocasión, la marca logró ingresar su motocicleta RC 160, con el objetivo de probar la potencia de la máquina. A medida que transcurrió el tiempo, se fueron creando motores más potentes como el RC, que producía 44 caballos de potencia de 14 RPM, iniciando la evolución y obteniendo prestigio al ganar la competencia en 1961.

Motocicletas Honda alcanza otras escalas

En 1959, en la ciudad de California en Estados Unidos, fue creada la American Honda Motor Company. Con esto se demuestra la expansión de la compañía en diferentes continentes, iniciando por América del Norte, en donde las motos eran más utilizadas para ámbitos policiales y no para uso personal.

 

Utilizando estrategias de marketing, Honda obtuvo mucha atención del público, cambiando sus prejuicios e impulsando en gran medida las ventas. En tan solo dos años, Honda contaba ya con más de 350 concesionarios en Estados Unidos.

La marca no se detuvo y continuó en la búsqueda de su esparcimiento hacia otros continentes como el europeo, donde, dos años más tarde, inician en Bélgica con la venta de prácticos modelos de scooters Honda que son fáciles de conducir, muy cómodos y a precios asequibles.

Para 1968, la compañía ya había logrado vender diez millones de motos a nivel mundial. Del mismo modo, extendieron su producción a países latinoamericanos como México y Brasil.

Cabe destacar que, para el año 1973, su creador Soichiro dejó la corporación en manos de Kiyoshi Kaawashima. La marca ha logrado mantener su posición, conservando el legado de su fundador, quien decía que “había que escuchar a los clientes y fabricar motos en base a sus deseos”.